domingo, 2 de octubre de 2011

PARÁSITOS; LOS TREMATODOS DEL GÉNERO LEUCOCHIRIDIUM

Los trematodos del género Leucochloridium.

Existe una especie u organismo que provoca alteraciones en el comportamiento de otro, y esto provoca la muerte del sujeto, no por un acto voluntario de finalizar su vida, sino por la acción de un tercer organismo que depreda sobre él. Nos referimos a los parásitos con ciclo indirecto, que manipulan el comportamiento de sus huéspedes.

La ecología de estos parásitos es muy compleja, muchos trematodos parásitos por ejemplo necesitan de varios huéspedes para finalizar su ciclo reproductivo, pero algunos pocos para maximizar su éxito reproductivo participan activamente para que llegado el momento su huésped se encamine hacia una muerte segura y él a un nuevo huésped.








Comenzamos con una congregación o conjunto de larvas de vida libre de parásitos platelmintos (trematodos). Cuando un vertebrado (en este caso un ave) infectado por Leucochloridium expulsa sus excrementos estos suelen ir acompañados de unos huevos, estos huevos en contacto con el agua liberan un tipo de “prelarva” que son a modo de entendernos una especie de “larva” de vida libre que no se alimenta y que nada mediante cilios para encontrar el anfitrión (generalmente un molusco gasterópodo), en esta etapa transmisión no se alimentan , así que si no encuentran un hospedador, no sobreviven mucho más allá de 24 horas. 


Cuando estas “larvas” (académicamente conocidas como miracidios) llegan a el sistema digestivo de un caracol se convierte en un esporocisto que contiene en su interior decena o incluso cientos de cercarías. Una vez que el esporocisto ha madurado se instala en el ojo del infortunado caracol causando una brillante transformación y convirtiéndolo en un palpitante espectáculo lleno de color que imita la apariencia de una oruga o gusano. 

Sin embargo he aquí un problema, los caracoles son en su mayoría organismos nocturnos que aprovechan la humedad de la noche para buscar alimento, y el día para refugiarse. Todos sabemos que si el objetivo último captar un depredador (en este caso un ave) la mayoría a esas horas estarán durmiendo.


Sin embargo he aquí un problema, los caracoles son en su mayoría organismos nocturnos que aprovechan la humedad de la noche para buscar alimento, y el día para refugiarse. Todos sabemos que si el objetivo último captar un depredador (en este caso un ave) la mayoría a esas horas estarán durmiendo.



En la la cronobiología (reconocimientos de ciclos) de un vertebrado,  del día y la noche está mediado por la secreción de melatonina por la glándula pineal durante la noche, en moluscos el mecanismo no es igual, los moluscos poseen cerca de los ojos dos glándulas ópticas que segregan unas hormonas, llamadas gonadotrópicas. Las glándulas están controladas por un nervio óptico y dependiendo de la luz que le llega, inhibe o no la producción de esta hormona que estimula el crecimiento y la maduración gonadal.

Las cercarias poseen cierta capacidad de inhibir la percepción de la intensidad de la luz por parte del caracol, y por tanto son capaces de anular todo el proceso hormonal que le dice al caracol cuando es de día o de noche. Considerando que los caracoles buscan lugares oscuros para evitar la depredación durante el día, los caracoles infectados tienen un déficit en la detección de la luz, y por lo tanto siguen actuando como si fuera “de noche”. 

Una vez anulado este sistema el caracol y engañado el depredador nuestro desgraciado gasterópodo se expone a una muerte segura y las cercarías a un triunfo total en cuanto a la finalización de su ciclo reproductivo.




El controlador de mentes  ... este parásito se llama Leucochloridium paradoxum. Hay muchos otros "que controla la mente" parásitos como el Tellinii Spinochordodes que infectan a los saltamontes y los obliga a ahogarse ... (Cuando el gusano se reproduce).. Otro parásito es el Toxoplasma gondii se encuentra en intestino de los gatos. 


Los trematodos del género Leucochloridium.


No hay comentarios: